Años 60 Años 70 Juguetes

El YO-YO

 

Una breve historia del YoYo

Recuerdo mi primer yo-yo: un Duncan Imperial azul . Tenía 7 años y había ahorrado lo suficiente de mi paga infantil para comprarlo.

El viaje a la tienda parecía una eternidad. Cuando finalmente abrí el paquete, el yo-yo brillante y brillante olía a plástico y se sentía tan suave como el hielo: era perfecto.

De vuelta en casa, pasé horas en la calle jugando con mi nuevo juguete. Durante las siguientes semanas, continué practicando y me di cuenta de que si me movía la muñeca de cierta manera, el yo-yo iría más rápido o más lento dependiendo de la cantidad de energía que usara. Nunca logré dominar el yo-yo, pero fui bueno en algunos trucos, como el trapecio o el perrito.

[wp_ad_camp_1]

YO-YO SUPER BARATO IDEAL PARA FIESTAS INFANTILES – DIVERSOS COLORES

Mis amigos eran mucho mejores que yo…

 

 

Desde la década de 1970, el diseño del yo-yo ha evolucionado desde las “dos medias esferas básicas conectadas por un eje y una cuerda” a versiones mejoradas que pueden incluir rodamientos de bolas y mecanismos internos de embrague ; estas características avanzadas permiten realizar trucos más largos y complejos.

Además, este pequeño juguete portátil ha ido a donde muy pocos humanos han ido antes: ¡al espacio exterior! El 12 de abril de 1985, el transbordador espacial Discovery llevó 11 juguetes a la órbita, y los miembros de su tripulación utilizaron el yo-yo para experimentos científicos sobre los efectos de la microgravedad. El 31 de julio de 1992, el yo-yo se aventuró nuevamente fuera de este mundo en el transbordador espacial Atlantis para un video educativo sobre el movimiento de cámara lenta. El yo-yo sigue desempeñando un papel en la NASA “International Toys in Space ”, programa que prueba los juguetes en la Estación Espacial Internacional .

Un yoyo puede parecer un juguete simple, pero seguramente no lo es. Ya sea que se use para pura diversión o deporte competitivo, el yo-yo es esencialmente una ciencia en acción (la física para ser exacta). Con la cantidad correcta de velocidad de rotación, fricción y tirones de la cuerda, un profesional de yo-yo puede entretener y asombrar a jóvenes y adultos por igual. Ojalá hubiera practicado mis trucos de yo-yo un poco más cuando era un niño.


[su_row][su_column size=”1/3″ center=”no” class=””][/su_column]
[su_column size=”1/3″ center=”no” class=””][/su_column]
[su_column size=”1/3″ center=”no” class=””][/su_column][/su_row]

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress